Pacto2

Has leído bien. No estamos hablando de partos naturales sino de Pactos naturales aunque entre los partos y los Pactos haya una cierta similitud porque como consecuencia de ellos nace algo nuevo que normalmente produce alegría e ilusión.

La semana que iniciamos mañana, 8 de junio, va a ser la de los Pactos, lo que nos sugiere diálogo, negociación y acuerdos entre diversas realidades políticas. Ninguna podrá imponer su visión del mundo, porque los ciudadanos lo hemos querido así. Les hemos dicho a los partidos políticos en la mayoría de los Ayuntamientos y de las Comunidades Autónomas que están obligados a llegar a acuerdos y que, donde sea posible, no pueden defraudar la esperanza del cambio.

Yo estoy convencido de que va a ser así. Tengo la seguridad de que el día 13 de junio se producirán Pactos naturales en todos los Ayuntamientos donde sea posible -que serán muchos porque afortunadamente son pocos en los que se han obtenido mayorías absolutas- y a partir de la siguiente semana, esos Pactos naturales se producirán en todas las Comunidades Autónomas.

Ni “pinzas” ni “tamayazos”, Pactos naturales que serán de progreso en todas aquellas instituciones donde lleguen a acuerdos PODEMOS, el PSOE, IU y CHA en Aragón, o serán “más de lo mismo” donde el PP se apoye en C’s o el PAR en Aragón.

Quien niegue el carácter de Pacto natural el que se alcance entre el PSOE, PODEMOS, CHA e IU, lo hace llevado por un radicalismo miope que niega a alguno o algunos de estos partidos su ubicación en el ámbito plural de la izquierda, pero además de su miopía no ha realizado un estudio comparado de sus Programa Electorales. Yo sí lo he hecho y además he asistido a varias mesas políticas, en alguna de ellas en representación de PODEMOS, y afirmo que HAY MÁS COINCIDENCIAS QUE DESENCUENTROS entre las propuestas de estos partidos, como ya escribí en este mismo blog el pasado 20 de marzo.

Pongámonos de acuerdo en las coincidencias y facilitemos gobiernos de progreso que lideren el cambio profundo que necesitan las políticas regresivas y antisociales que ha aplicado el PP en este país, desde hace cuatro años.

Tras el acuerdo programático que siempre debe ser lo primero, en algunos ámbitos se participará en los gobiernos, en otros sólo se facilitará la investidura pero presiento que, además de facilitar gobiernos de progreso, los Pactos naturales pueden ser un primer paso, una especie de entrenamiento previo para después conseguir candidaturas de unidad popular para las próximas elecciones generales. Cualquier ocasión es buena para hablar y llegar a acuerdos entre fuerzas políticas diversas, pero ésta se me antoja excepcional si somos capaces de que nuestra mirada se eleve algo más que el horizonte inmediato.

El pasado 6 de diciembre, en otro artículo de este mismo blog, hablaba de que ERA LA HORA DE SUMAR PARA MULTIPLICAR, concepto que me ha gustado leer estos últimos días cuando IU se plantea la estrategia de unidad popular como una “suma multiplicadora”, dicen ellos.

No será fácil. No podemos olvidar que la multiplicación sólo se produce cuando los sumandos son iguales y en términos políticos no puede predicarse la igualdad de los partidos políticos que podrían sumarse a esa estrategia de unidad popular. No son sumandos iguales, pero son tan parecidos que su suma, casi, casi, permitirá multiplicar.

Así sea. Y en ello estaremos.

Anuncios