Podemos-Tarazona

Pablo Echenique, secretario general de Podemos Aragón, Román Sierra, secretario de organización y Maru Díaz secretaria general de Zaragoza en el Teatro Bellas Artes de Tarazona el pasado 6 de mayo

Una de las razones que están detrás de los importantes resultados electorales que obtuvo Podemos en Andalucía y que le pronostican las encuestas en las próximas elecciones del 24 de mayo, es la capacidad que tiene para despertar la ilusión y generar emociones en mucha gente. Es la capacidad para hacer una llamada permanente a la razón y a la inteligencia por un lado y al corazón y los sentimientos por otro.

Cuando Pablo Echenique asegura que vamos a crear una oficina antifraude para hacer frente a la corrupción, que vamos a poner en marcha de manera inmediata medidas para que ningún niño aragonés que lo necesite se quede sin beca de comedor o sin libros, que vamos a parar los desahucios, que haremos una reforma fiscal para que paguen más los que más tienen, que vamos a incentivar un nuevo modelo productivo basado en la investigación y en la sociedad del conocimiento, que la sanidad pública volverá a ser la sanidad de todos y de todas, etcétera, etcétera, aborda nuestra inteligencia, nos hace pensar.

Pero cuando alude al voto como préstamo y a los representantes públicos como inquilinos temporales de las instituciones, a la valentía para conseguir el cambio, al momento en el que la mente te hace “click” y decides hacer lo que ya sabías que tenías que hacer, llama a nuestras emociones. Cuando Pablo Iglesias en Barcelona, acompañando a Ada Colau, llama gentuza, ladrones y corruptos a los Pujoles, Bárcenas, Ratos y demás compaña que han robado dinero público sin conocimiento, no hace sino ejercer de portavoz de los sentimientos de millones de españoles y vuelve a llamar a nuestras emociones cuando toma prestada aquella frase combativa de Miguel Hernández para aludir al voto valiente: Una gota de pura valentía vale más que un océano cobarde”.

La actividad política es fundamentalmente raciocinio, rigor, estudio, capacidad de propuesta, pero también es emoción, también es ilusión. Y ésta es una gran aportación de Podemos: su capacidad para generar ilusión. Lo dice mucha gente; gente que los va a votar y gente que aún no ha decidido su voto final pero reconoce que Pablo Iglesias y Pablo Echenique, Teresa Rodríguez, Íñigo Errejón, Carolina Bescansa, Maru Díaz y tantos otros menos conocidos, han devuelto a miles, quizás millones de personas, la ilusión por el cambio y el interés por la política.

Yo reconozco ser una de esas personas. Porque aunque nunca he necesitado de refuerzos externos para comprometerme desde que tengo uso de razón en todo tipo de actividades sindicales y políticas, lo cierto es que hacía años que no mantenía una actividad política debido a mis compromisos sindicales.

Y con esa ilusión por el cambio he participado en la elaboración del programa educativo de Podemos Aragón, junto con un grupo de personas comprometidas con la enseñanza, ilusionadas, trabajadoras, jóvenes en su mayoría, lo que es un aliciente para los que ya pintamos canas y respetuosas con las diversas opciones sindicales existentes en el grupo, poniendo en práctica los valores que siempre deben estar presentes en cualquier grupo de trabajo humano: la empatía, la aceptación de la diferencia, el trabajo en equipo, el respeto y sobre todo la confianza.

Aunque cualquier momento es bueno para recuperar la ilusión por la política ¡Ahora es el momento!

Con Podemos ¡SÍ SE PUEDE!

Anuncios