Naranjas

El final del bipartidismo está cerca. Con esta afirmación comencé un artículo en este mismo blog el pasado 26 de febrero.

Los resultados de Andalucía parecían indicar que el bipartidismo sólo se había resquebrajado por su ala derecha con la caída en picado del PP, pero no por su izquierda, pues el PSOE, aunque perdió más de 100.000 votos, logró mantener su representación en número de escaños. El PSOE sigue siendo mayoritario en Andalucía, pero necesitará de una gran capacidad de negociación y una gran dosis de humildad para alcanzar acuerdos con otros partidos, si quiere gobernar.

La encuesta de Metroscopia publicada por El País, el domingo 19 de abril, referida a la Comunidad y al Ayuntamiento de Valencia, es concluyente: el bipartidismo llega a su fin, al menos en esa Comunidad, aunque quizás cabría hablar más bien del “monopartidismo” del PP al que ha estado sometida la comunidad valenciana durante veinte años y durante veinticinco el Ayuntamiento de la capital.

Las encuestas para Valencia pronostican un hundimiento del PP, un descenso significativo del PSOE, la irrupción potente de PODEMOS y Ciudadanos y el mantenimiento de IU y Compromís.

¿Dónde hay que firmar? En mi dilatada experiencia sindical he alcanzado muchos acuerdos y no he sido precisamente de “pluma fácil” a la hora de firmar. Estos resultados para Valencia los firmo ¡ya! Por fin, la representación de la izquierda se hace mayoritaria, tanto en la Comunidad, como en el Ayuntamiento de Valencia. Ahora bien, los acuerdos para gobernar deberán hacerse entre tres o incluso entre cuatro partidos. ¿Cuál es el problema?

Más que problema debemos hablar de las dificultades que siempre entraña el diálogo, la negociación y el acuerdo final, que nunca estará en el blanco ni en el negro. Deberemos acostumbrarnos a transitar por la escala de grises que simbolizan el acuerdo.

¿Podemos imaginarnos a la tierra de las flores, de la luz y del amor sin la Señora del “caloret faller” de voz cazallera, sin los Fabras y sin los bronceados Camps amantes de buenos trajes a un mejor buen precio?

Merecerá la pena hacer el esfuerzo. Y si eso puede ser posible en uno de los feudos más inexpugnables del PP, ¿qué puede ocurrir en otras comunidades de menor tradición pepera? En buena lógica aún nos debería resultar más fácil desalojarlos del poder.

La izquierda no ha hecho un esfuerzo suficiente antes de las elecciones para evitar su fragmentación. Esperemos, que si la aritmética nos es favorable, después de los comicios seamos capaces de ponernos de acuerdo para gestionar nuestros Ayuntamientos, Comunidades Autónomas y el conjunto de España, para salir de la actual situación de emergencia social a la que nos ha abocado los Gobiernos del PP.

Por cierto, quienes entienden que acabar con el bipartidismo es prescindir de alianzas con el PSOE deberán entender, porque la realidad es así de tozuda, que los pactos de progreso que se alcancen en las diferentes instituciones deberán contar necesariamente con todas las fuerzas políticas a la izquierda del PP y de Ciudadanos, a tenor de lo que nos ha dicho Andalucía y lo que nos están indicando las encuestas. El final del bipartidismo significa que ya no se alternarán en el poder PSOE y PP, una y otra vez, sin solución de continuidad, sino que habrá que afrontar la riqueza del diálogo y el valor del pluralismo democrático entre dos, tres o incluso cuatro fuerzas políticas.

Última hora: La encuesta publicada el lunes 20 de abril de 2015 en El Periódico, elaborada por el GESOP, respecto de las elecciones generales, ratifica el hundimiento del PP, aunque mantendría la consideración de primera fuerza política, el considerable descenso del PSOE que pasaría al tercer lugar y la importante irrupción de PODEMOS que ocuparía la segunda posición y de Ciudadanos que se quedaría en cuarto lugar. Esta encuesta ratificaría una parte de las tesis que mantengo en este artículo. La mala noticia de esta encuesta es que la suma de PP+Ciudadanos se acercaría a la mayoría absoluta. Puedes consultar la encuesta de El Periódico, publicada por infoLibre, aquí.

Y en este enlace, la misma encuesta, bastante más descriptiva, publicada por El Público

Anuncios