Unamuno

“Me duele España” decía don Miguel de Unamuno exigiendo una profunda regeneración de la política española del primer tercio del siglo XX. El grito de Unamuno está vigente en estos momentos de absoluta crisis, económica, de valores y una realidad institucional atravesada por la corrupción y el mayor descrédito que ha tenido nunca la política en nuestro país.

Ese mismo grito es el que cada día escuchamos en el vecino que lleva ya demasiado tiempo en el paro y que se le acaban las prestaciones por desempleo; en la abuela que va a ser desahuciada de su vivienda que hipotecó para ayudar a su hijo, de 50 años, también en el paro llamado de “larga duración” pero que no acaba nunca; en la madre senegalesa del colegio de al lado que le han negado una beca de comedor para su niño de 7 años con la que hubiera podido hacer una única buena comida al día; en la esposa de 80 años que tiene que cuidar a su marido de 83 con un alzheimer avanzado porque no le conceden esa plaza de residencia que tanto necesita y que le habían prometido antes de recortar las ayudas a la dependencia; en el trabajador, cercano a los 60 años, despedido sin causa alguna; en el joven  con una carrera y dos másteres que ya sólo le queda el camino de los Pirineos …

Puedo poner nombre y apellidos a cada uno de estos supuestos. No son ejemplos. Son realidades humanas que cada día vemos a nuestro alrededor si nos interesamos un poco por lo que nos rodea.

¿Hacemos algo? ¡Tenemos que hacer algo!. Es necesario cambiar esta situación. Al menos debemos intentarlo. Creo que ése es el deseo que late detrás de tanta gente que vuelve a reunirse con ilusión para trabajar por un cambio de rumbo político.

Hacía años que el Centro Cívico Delicias de Zaragoza no registraba un overbooking como el que se produjo el pasado 20 de noviembre presentando GANEMOS Zaragoza y días más tarde, el 26 de noviembre, en el de la Estación del Norte para escuchar a Tania Sánchez de IU, Ada Colau de Guanyem Barcelona y Maru Díaz de Podemos en las Jornadas “Cambiar la ciudad para cambiar el mundo” organizadas por el centro social librería “La Pantera Rossa” de Zaragoza. Hacía años que no reuníamos 70 personas en Tarazona, para hablar de la necesidad de “hacer algo”, también bajo la fórmula de GANEMOS Tarazona, lo que conseguimos el 27 de noviembre.

Hay que hacer algo. Y ese algo no es sino ganar las próximas elecciones municipales, autonómicas y después las generales, con candidaturas que pongan en valor los mensajes de honradez, de limpieza, de transparencia, de profundo sentido democrático, haciendo que los verdaderos protagonistas de las decisiones políticas sean los ciudadanos de a pie. Creo que merece la pena intentarlo.

Es la hora de la generosidad y de la altura de miras, tanto de los ciudadanos que participemos en estos procesos a título individual, como de los partidos políticos que confluyan en los mismos.

Es la hora de sumar, para multiplicar.

Hacía dos años que mantenía este blog en stand by, segundo anglicismo que me permito utilizar en este texto para ir poniendo en solfa mis escasos conocimientos del inglés que he comenzado a estudiar por aquello de que “nunca es tarde si la dicha es buena”.

Intentaré volver a mis buenos tiempos de “escribidor” y espero vuestros comentarios, dulces, ácidos o “mediopensionistas”.

Anuncios