José Luis López Bulla
Fundador de CCOO, fue Secretario General de CCOO de Cataluya y
Diputado en el Parlament de Cataluya

Mi amigo Manuel Martínez Morales, reconocido dirigente sindical de CC.OO. de Aragón publica en su blog un contundente artículo, ¿Y tú qué haces?, al que debería dársele mayor publicidad. El trabajo, que tiene resonancias kennedyanas, analiza el lamento de no poca gente: ¿qué hacen los sindicatos por mí? De ahí que Manolo Martínez le dé la vuelta y, sin arrugarse lo más mínimo, coge el toro por los cuernos y sin contemplaciones responde: ¿y tú qué haces? Es como si dijera: oye, ya está bien de la queja lastimera; sabes que hay mucha gente que, como tú, está en igual o parecida situación; centenares de miles de personas que, además de quejarse, están agrupados entre sí, organizados en el sindicalismo de sus preferencias; centenares de miles de personas que, con su cotización, dan soporte a una organización que te defiende, también a ti que no pagas un duro. Comoquiera que, afortunadamente, la sindicación es un acto libre, no te llamaré incívico. Pero sí parece que eres un gorrón, un aprovechao.  O, si lo prefieres, un free rider, que suena más elegante pero dice lo mismo.  Así pues, comparto sin reservas lo que dice Manolo.

Así están las cosas: hay mucho gorrón suelto por esos mundos de dios. Ahora bien, el sindicalismo confederal no puede quedarse en esa consideración tan elemental. Y de la misma manera que, en el transcurso del tiempo fue capaz de hacer trasladar el voto en las elecciones sindicales que iba dirigido, tiempo hace, a las candidaturas llamadas independientes hacia las organizaciones confederales, ahora debe encarar de qué manera hay que meterse en la harina de encuadrar a esos millones de personas que todavía no están afiliados, incluidos los gorrones.

El problema que se nos plantea es: ¿cuál es el mecanismo de freno que impide esa masiva afiliación? Porque el problema de los gorrones es nuestro problema, y en algún lugar debe estar ese mecanismo de freno. ¿Está en la representación? Esto es, ¿se encuentra en las formas de organización dentro y fuera de los centros de trabajo que condicionan un tipo concreto de plataformas reivindicativas? No quiero insistir más sobre la naturaleza de los comités porque corro el riesgo de ser un plasta. Pero entiendo, lisa y llanamente, que mientras exista el comité la gorronería seguirá en sus trece. Porque, digo yo, ¿qué sentido tiene que me afilie si tengo el comité a mi disposición? Lo que, además, permite que el desparpajado aprovechao siga diciendo “sindicato, ¿qué haces por mí?

Seguro que alguien dirá que la cosa no va por ahí. Vale, pero entonces ¿por dónde? Hay que dar en la tecla.

Artículo de José Luis López Bulla publicado en su blog “Metiendo bulla”: http://lopezbulla.blogspot.com.es/

Anuncios