La tesis esgrimida desde algunos sectores de la izquierda de que el electorado ha preferido votar las políticas “originales” del PP frente a las realizadas por el PSOE, a las que califican de “fotocopia” de las primeras, creo que es equivocada. Con ello, lo único que se pretende es seguir insistiendo en que el PP y el PSOE son las dos caras de una misma moneda. Y no es así.

La gente que es capaz de analizar y calificar como neoliberales e injustas las políticas realizadas por el Gobierno de Zapatero durante este último año y aventurar que si hubiera gobernado el PP habría hecho lo mismo, es una minoría. Es esa minoría con formación ideológica que cuando hace ese análisis, precisamente, suele derivar su voto hacia la izquierda del PSOE, pero no hacia la derecha.

Desde mi experiencia sindical ahora y política antes, afirmo que la mayoría de los trabajadores y de los ciudadanos toma las decisiones con muy poca carga ideológica. En consecuencia, la mayor parte de los votos que ha perdido el PSOE se han ido al PP, pero no porque éste sea el original y aquél la fotocopia, sino porque la gente está cabreada de que le hayan bajado el sueldo desde junio de 2010 en el caso de los empleados públicos, de que le hayan congelado las pensiones desde enero de 2011 en el caso de los pensionistas, de que les hayan disminuido las ayudas a la cooperación internacional en el caso de las ONGs o de no tener ninguna posibilidad de encontrar trabajo en el caso de los parados, por poner algunos ejemplo

En Aragón, en las elecciones autonómicas, el PSOE ha perdido 80.000 votos en números redondos -79.894 para ser exactos- respecto de las elecciones de 2007. Pues bien, la izquierda del PSOE sólo ha recogido 15.000 votos más de los que consiguieron en 2007 -14.329 IU y 1.123 CHA-. Éstos sí pueden ser votos ideológicos, de gente que considera que el PSOE ha hecho políticas neoliberales y deposita su confianza en opciones a su izquierda que le garanticen políticas más coherentes con su posición ideológica. Pero los 65.000 votos restantes que ha perdido el PSOE han ido una parte importante al PP y otros tantos, posiblemente, a la abstención. Creo que se equivoca quien afirma que esos 65.000 electores han abandonado las políticas neoliberales del PSOE –fotocopia- porque las va a hacer mejor el PP –original-; lo han hecho, simplemente, para ver si el PP les vuelve a subir el sueldo, las pensiones o consigue crear empleo.

Es una pena que el pasado 22 de mayo se haya votado en clave nacional. Es una pena ver desolados a tantos candidatos del PSOE a presidencias de comunidades autónomas o a alcaldías de ayuntamientos, porque venían gobernando bien y haciendo cosas importantes y positivas para su pueblo, ciudad o comunidad autónoma y el electorado no se lo ha valorado. El electorado le ha dado una patada a Zapatero en culo ajeno. Pero el daño que el señor Rodríguez Zapatero había de hacer en estas elecciones, ya lo ha hecho, por lo que ahora, el PSOE no debería cerrar en falso el tema de la sucesión a la secretaría general y el candidato a la presidencia del gobierno. Porque quizás no esté todo tan perdido ante las próximas Elecciones Generales.

Y como PP y PSOE no es lo mismo, hagan el favor IU y CHA de conseguir “amarrar” con el PSOE todas aquellas instituciones en las que sean posibles gobiernos de izquierda. Y haga favor el PSOE de mirar hacia su izquierda; lo necesita la sociedad y lo necesitan como partido.

Anuncios